Caimán negro

El caimán negro habita los ríos del Amazonas, es más, se ha podido registrar muchas especies de caimanes, aunque algunos ya estan extintos, como el Caimán brevirostris, del Mioceno tardío que habitó en el Amazonas de Venezuela, o el Caimán venezuelensis, que vivió al inicio de la era del Pleistoceno en algunos grandes ríos venezolanos.

La palabra caimán tiene un origen Taino. El término define al género de reptiles cocodrilos, de la clase de los saurópsidos y la familia de los aligatóridos, son una especie muy común en latinoamérica y habitan desde México hasta la Argentina.

Especies de caimames

  • Caimán Blanco (Caimán crocodilus)
  • Caimán Negro o (Melanosuchus niger)
  • Yacaré (Caimán yacaré)
  • Caimán latirostris
  • Caimán brevirostris (extinto)
  • Caimán venezuelensis (extinto)
  • Caimán wannlangstoni (extinto)

¿Dónde vive el caimán?

Los Caimanes Negros pueden ser encontrados a lo largo de las riberas de los ríos y arroyos, pero también se encuentran en lagos de llanuras aluviales, humedales y otros hábitats inundados con una cubierta vegetal densa. Esta especie tiene una preferencia por las corrientes lentas y a veces presenta similitudes con el hábitat preferido de otra especie, el Caimán de Anteojos (Caiman crocodilus), generando una lucha entre ambas especies por el hábitat y la comida.

En sudamérica esta especie está ampliamente distribuida en casi toda la cuenca del río Amazonas, desde Perú y Bolivia hasta la desembocadura del río, sin embargo existen algunos reportes que aseguran su presencia en Paraguay.

El caimán negro habita en los ríos de aguas tranquilas y también en cochas profundas, bosques inundables y pantanos, donde encuentra todo el alimento que necesita para poder sobrevivir.

Características del caimán negro

La piel del CAIMÁN NEGRO es de color verde-azulado. Estos reptiles nunca dejan de crecer, lo hacen durante toda su vida y esta limitado a su supervivencia, pudiendo medir hasta 7 metros. Este caimán puede pesar hasta más de 400 kilos. Es un animal acorazado, casi indestructible, gracias a su coraza tan dura que no puede ser atravesada ni por las lanzas de los nativos. Su vientre posee una piel tan gruesa que incluso se encuentra reforzada con recias placas óseas, sin embargo es bastante vulnerable, un punto débil usado por tus enemigos mortales en el Amazonas.

El caimán posee una cola larga y poderosa, la cual le permite impulsarse en el agua y nadar velozmente. También utiliza la cola como defensa cuando se encuentra en tierra. Sus ojos presentan arcos superciliares, que son muy prominentes y sirven para protegerlos del candente sol amazónico y de su reflejo en el agua. A menudo es posible observar abejas y avispas posadas sobre sus ojos. Presenta una mandíbula muy poderosa con numerosos y afilados dientes que están preparados para desgarrar a sus presas y mas no para cortarles. Este reptil nada de manera superficial, sacando solamente la nariz para respirar. Son consumidores oportunistas de dietas amplias. Los Caimanes Negros jóvenes comen principalmente insectos y crustáceos, al crecer su mandíbula su dieta cambia. Ponen un promedio de 39 huevos, esta cantidad se debe a que no todos los huevos tendrán la oportunidad de nacer.

Comportamiento

El caimán negro es un animal muy hábil y paciente para cazar a sus potenciales presas, siempre está esperando el momento indicado, quieto, inmóvil y oculto en la hojarasca. Cuando se aproxima da un gran salto de improviso, impulsado sobre sus patas traseras y la cola, atrapa entonces a su presa y la lleva en sus mandíbulas hasta el fondo del río para poder ahogarlas y luego las sacan a tierra para terminar de devorarlas, puesto que no pueden comer bajo el agua.

El caimán es poseedor de un gran sentido de orientación. Cuando siente que baja mucho el nivel de agua, cambia de lugar, que incluso puede ser muy lejos de su habitad usual. Luego en la siguiente temporada, cuando las aguas ya han vuelto a crecer, retorna a su hábitat sin mayor problema.

Alimentación

La dieta de esta especie puede variar de acuerdo con la edad, tamaño y hábitat de este depredador. El tamaño de su mandíbula influye en los alimentos que puede comer. Los ejemplares jóvenes comen insectos, moluscos, crustáceos y algunos otros invertebrados. Luego, al alcanzar la adultez se alimentan con roedores grandes como el ronsoco y algunos mamíferos como venados, además de aves y peces, a los que caza con su gran sigilo y paciencia.