La anaconda

La anaconda verde es un animal que ha preocupado a las comunidades de la selva por mucho tiempo debido a su gran tamaño y el peligro que esta serpiente pueda representar tanto para las personas, como para los animales que ellos crían. Una de las cosas que más llama la atención de la anaconda verde es su gran tamaño. Algunas personas afirman que esta serpiente es gigante y puede llegar a medir hasta 15 metros de largo. Éste mito ha sido tan grande durante mucho tiempo que incluso se ha hecho películas, poniendo a la anaconda como un monstruo de la selva.

El mito sobre la grandeza y peligrosidad de la anaconda ha sido tan grande, que muchas historias urbanas afirman que la anaconda puede tragar un humano adulto entero. La realidad es que hoy en día una anaconda verde puede medir entre 7 y 9 metros de largo. Los expertos de serpientes aún discuten si la anaconda es la serpiente más larga del mundo, ya que existen serpientes bastante grandes en Asia y su gran tamaño siempre depende de muchos factores.

La anaconda pertenece a la familia de las boas. Estas serpientes aman el agua, pero de igual manera se manejan bastante bien en el suelo. Cuando permanecen en el agua, sacan de vez en cuando la cabeza para percibir a sus posibles presas. Los animales que beben agua de los ríos en el Amazonas (donde es el hábitat de esta serpiente), siempre son muy cautelosos ya que en cualquier momento una anaconda podría atacar.

¿Dónde vive la anaconda?

La anaconda se siente muy a gusto viviendo en el agua y puede pasar mucho tiempo sumergida. Habita comúnmente en lagos, pantanos y ríos. Se la puede encontrar fácilmente en América del Sur. Lugares estratégicos para toparse con un ejemplar es el Amazonas y su población llega hasta el río Paraná y el río Uruguay.

Comportamiento de la anaconda

Las anacondas tienen un comportamiento bastante predecible cuando de cazar se trata. Ellas asechan a sus presas, es decir, esperan por ellas o se acercan sigilosamente. Para esto, hacen uso de su lengua bífida, que es la encargada de captar el aroma del animal. Con esto la anaconda puede saber que tipo de animal es o que tan grande es su tamaño. Los rastros de fragancia de la anaconda la ayudan a tener mucha información, es por eso que siempre están sacando la lengua, algo que es común en los reptiles.

Cuando la potencial víctima está bastante cerca, la anaconda salta hacia ella y la muerde lo suficientemente fuerte para que no se escape. Luego, dependiendo de que tan grande es la presa que ha capturado, la anaconda utiliza su cuerpo para poder asfixiar a su víctima, para que esta muera y poder tragarla.

El comportamiento de la anaconda con el humano va a depender de muchos factores, pero cabe recordar que somos un animal más en la tierra, así que no hay una razón por la cual no estaríamos dentro de su cadena alimenticia. Sin embargo, hay muchas anacondas que desde pequeñas son criadas por personas en la selva para distintos propósitos, uno de ellos incluye el utilizar a la anaconda como parte de bailes de la selva. Otro propósito podría ser el utilizar a esta serpiente como una atracción turística.

¿Qué come la anaconda?

La anaconda en su espacio natural, es uno de los animales más peligrosos de la selva. Esto también significa que la anaconda tiene pocos depredadores. Esta serpiente puede enfrentar sin problema a un caimán o a un jaguar y deborarlos por completo. Como siempre, esta serpiente triturará a su futura presa envolviendo su cuerpo sobre ella para triturarla y luego poder tragarla. Dentro de la alimentación de la anaconda se encuentran normalmente aves, peces, caimanes, pequeños mamíferos y grandes mamíferos cuando se da la oportunidad.

Cuando la anaconda se encuentra en cautiverio se la suele alimentar con pequeños roedores. Independientemente de donde se encuentre esta serpiente, cuando traga un alimento grande, se retira a descansar para poder digerir bien su alimento, lo que generalmente dura menos de una semana. Un dato interesante es que la anaconda puede pasar mucho tiempo sin comer y por eso se la considera la campeona del ayuno en la selva.

Reproducción

Al final de la temporada seca en la selva, los machos de la anaconda persiguen un olor que les indica que una hembra esta lista para aparearse. Este olor lo perciben gracias a su lengua, al igual que lo hacen cuando buscan alimento. Lo increíble de esto es que los machos pueden percibir estos olores a kilómetros de distancia. Es ahí cuando empieza la carrera a través de la selva para acercarse a la hembra y poder aparearse.

Muchos machos perciben estos olores y se dirigen hacia la misma hembra. A diferencia de lo que normalmente ocurre en el reino animal, que cuando los machos se junta se pelean. En el caso de las anacondas no ocurre este problema. Hasta 13 machos pueden aparearse todos juntos con una hembra. Los machos se entrelazan entre ellos alrededor de la hembra y la reproducción empieza, podiendo durar hasta un par de semanas.

Amenaza para el ser humano

Una anaconda normalmente no ve a un humano como una comida potencial, ya que somos demasiado grandes para ellas. Sin embargo, no dudará en atacar si en alguna circunstancia se siente amenazada. Al igual que muchos animales, las anacondas huyen ante un posible peligro, así que si se camina por la selva siempre se recomienda caminar a paso firme para que ellas sientan la presencia y puedan alejarse.

La anaconda no es una serpiente venenosa. Sin embargo, posee muchos dientes en forma de aguja que pueden penetrar la carne con facilidad. Además, son bastante fuertes al enrollar el cuerpo en su víctima. Hoy en día existen cada vez menos ya que su hábitat natural esta desapareciendo debido a la deforestación causada por diversas actividades económicas.