Quetzal

El Quetzal es un ave de plumaje mayoritariamente verde. Esta bella ave es la favorita de los mexicanos. Mide entre 35 y 38 cm de largo y pesa alrededor de 210 gramos. El Quetzal vive exclusivamente en los bosques de Centroamérica. El clima húmedo permite que los árboles muertos se pudran, de esta manera el Quetzal puede hacer su agujero para cuidar a sus crías dentro de la madera. Existen extensas áreas de bosques nubosos que forman parte del hábitat de esta especie en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

Durante la época de las culturas prehispánicas, el Quetzal fue cazado por sus hermosas plumas, las cuales los indígenas utilizaban como parte de su decoración. Sin embargo en el actual territorio de México eta ave era adorada, es por eso que esta especie no fue asesinada. A cualquier persona que se atreviese a matar un quetzal era castigada con la muerte. Sin embargo, hoy los tiempos han cambiado y esta ave exótica aún es cazada y matada ilegalmente para varios propósitos.

Reproducción del Quetzal

En los machos pasa algo muy peculiar, le crecen dos plumas bastante alargadas en la cola en la época de reproducción. Éstas plumas vuelven a caer después de la temporada de reproducción. Éstas plumas pueden medir hasta 80 cm de largo. Durante la época de reproducción los machos realizan espectaculares vuelos durante mucho tiempo para llamar la atención de las hembras y así poder aparearse. Éstos vuelos consisten en saltar desde la copa de los árboles volando en círculos y luego regresando hacia el mismo lugar desde donde partieron.

Cuándo las crías del Quetzal nacen, tanto el macho como la hembra se alternan para poder cuidarlos. Después de la temporada de cría estas aves vuelan a las zonas más bajas de las montañas, donde pueden encontrar alimento en abundancia.

Historia del Quetzal

En las tradiciones orales del Quiché, el Quetzal sólo tenía el plumaje de color verde. Las plumas de color rojo fueron dadas a esta ave, después de la conquista del imperio Quiché por parte del conquistador español Pedro de Alvarado. Esto ocurrió en los años 1524 y 1525. La historia narra que el Quetzal se bañó en la sangre del último rey del Quiché asesinado. Como resultado el pecho de esta ave se manchó de color rojo. Desde entonces el quetzal ha sido un símbolo del duelo por el último rey del Quiché, Tecún Umán.

Esta historia también afirma que el Quetzal se suicida cuando está en cautiverio. Por este motivo, también se considera a esta ave como un símbolo de la libertad. Sin embargo, se presume que la causa de la muerte de esta ave en cautiverio, es producida por una enfermedad fúngica del tracto respiratorio, que a menudo ocurre cuando esta ave está en cautiverio. Además de la fama del Quetzal en México, esta hermosa ave también es muy querida en Guatemala, donde incluso la moneda del país lleva su nombre.

En peligro de extinción

Hoy en día el Quetzal es considerada un ave exótica y es muy rara de ver. Esto se debe a que está en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat natural. Los países centroamericanos se encuentran entre las áreas con mayor incremento de deforestación. La tala de árboles para la agricultura y ganadería está destruyendo el bosque y las áreas naturales. Muchos ecosistemas están siendo destruidos y esta destrucción es el principal enemigo del Quetzal, el cual además sufre la continua caza por sus hermosas plumas.